LA HORMONA DE CRECIMIENTO

hgh-anti-aging-635

En ningún tratado concienzudo sobre la medicina antienvejecimiento puede faltar una referencia y exposición acerca de la hormona del crecimiento. Durante la juventud, abundantes niveles de hormona del crecimiento favorecen un saludable metabolismo y un ratio óptimo de masa muscular y grasa corporal (en parte esto explica por qué nos cuesta tanto perder grasa corporal cuando tenemos más edad). Sin embargo, la secreción de hormona del crecimiento empieza a declinar aproximadamente desde los 18 a 25 años nada menos que un 50% cada 7 años. Por razones como ésta muchos médicos y personas consideran la hormona del crecimiento algo así como la hormona de la juventud. Sin embargo, las inyecciones subcutáneas de hormona del crecimiento, bastante populares al menos en EEUU entre algunos deportistas/culturistas y en algunas clínicas antienvejecimiento, son un tratamiento altamente controvertido y que abiertamente desaconsejo por sus inequívocos riesgos de animar el crecimiento tumoral.

La hormona del crecimiento, también conocida como somatotropina, es un dipéptido producido por el lóbulo anterior de la glándula pituitaria. Su secreción ocurre de una manera episódica seguida de los ritmos circadianos (aquéllos que por ejemplo regulan las horas de sueño), lo cual es controlado por un área central del cerebro llamada hipotálamo. Su déficit se ha asociado con problemas del envejecimiento tales como fragilidad ósea, declive cognitivo, reducción de masa muscular y fuerza o problemas de sueño.Las buenas noticias son que existen probados métodos naturales para potenciar la secreción de hormona del crecimiento por parte del hipotálamo sin recurrir a costosas y de dudoso beneficio a largo plazo inyecciones de dicha hormona.
1.- Reduce grasa abdominal
Una importante concentración de grasa en la región abdominal inhibe la liberación de hormona del crecimiento. En esta línea, las investigaciones corroboran que la pérdida del sobrepeso revierte dicho problema (“Impaired growth hormone responses to growth hormone-releasing factor in obesity. A pituitary defect reversed with weight reduction”, N Engl J Med, noviembre 1984). Recuerda que la acumulación de grasa es señal de resistencia a la insulina y la leptina. Para resolver tales problemas las dos mejores estrategias son una dieta antiinflamatoria y la suplementación de ácidos grasos Omega 3.
2.- Evita los carbohidratos glucémicos
En el fondo no deja de ser un desarrollo de parte del punto anterior. La insulina elavada es un claro inhibidor de la liberación de hormona del crecimiento. Cuantos más carbohidratos glucémicos (pan, pasta, arroz, patata..) consumes, más insulina demanda tu organismo para desalojar el azúcar que estás generando en la corriente sanguínea (“Insulin inhibits growth hormone signaling via the growth hormone receptor/JAK2/STAT5B pathway”, J Biol Chem, mayo 1999). También debes evitar las bebidas azucaradas y por supuesto los alimentos que contengan sirope alto en fructosa.
3.- Duerme adecuadamente
La mayoría de la secreción de hormona del crecimiento ocurre durante la ondas cortas del sueño. El inadecuado sueño, las pautas descontroladas para dormir y el sueño de baja calidad inhiben sustancialmente la producción de esta hormona. Lo óptimo es dormir las horas adecuadas en un horario lo más rutinario y constante posible (“Age-related changes in slow wave sleep and REM sleep and relationship with growth hormone and cortisol levels in healthy men”, JAMA, agosto 2000).
4.- Haz correctamente tu última comida del día
Tu última comida del día es fundamental para mantener un correcto equilibrio del eje Hormona del Crecimiento/IGF-1. Una comida alta en carbohidratos al final del día tiende a desajustar dicho equilibrio. Adicionalmente, necesitas un consumo adecuado de proteína, ya que ésta se compone de aminoácidos esenciales para asistir la liberación de hormona del crecimiento. Realmente lo único que debes hacer es ajustarte con hincapié en tu última comida a la dieta antiinflamatoria; si los excesivos carbohidratos inhiben durante la noche hormonas de rejuvenecimiento como la del crecimiento, demasiados pocos te conducirán a una hipoglucemia nocturna. Como siempre lo ideal es una cantidad moderada de carbohidratos de lenta absorción acompañada de proteína. (“Use of amino acids as growth hormone-releasing agents by athletes”, Nutrition, julio 2002)
5.- Realiza actividad física
El ejercicio físico es un natural potenciador de la hormona del crecimiento (“The exercise-induced growth hormone response in athletes”, Sports Med, 2003). El mejor tipo de ejercicios para este propósito es sin duda el anaeróbico, que es de resistencia muscular, como las pesas o los abdominales. Como curiosidad, es la hormona IGF-1 la responsable de mantener y potenciar tu masa muscular, y dicha hormona, llamada factor de crecimiento 1, la libera el hígado como respuesta a la hormona del crecimiento. Mantener la masa muscular es esencial para una correcta función inmunitaria a lo largo de la vida. Esto se enmarca dentro lo que he denominado un estilo de vida anabólico.

Tagged , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: